INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

6 sept. 2017

LA PROGESTERONA - Vídeos receta-consejo con Xevi Verdaguer




Iniciamos con este video una serie de vídeos receta-consejo con Xevi Verdaguer sobre la hormona progesterona y cómo afecta a nuestra salud.


http://www.saludconxevi.com/
https://www.facebook.com/Juissen-Slow-juicerEmpresa-303852826726738/

La lista de la compra para cuidar nuestra microbiota - La serotonina, mucho más presente en el intestino que en el cerebro, es el neurotrasmisor clave para sentirnos con mayor energía y felices.

CUERPO MENTE

Marta León


La serotonina está considerada la molécula de la felicidad. Se trata del neurotransmisor más famoso de la biología humana, encargado de modular la actividad neuronal y numerosos procesos neuropsicológicos.


Curiosamente la mayor cantidad de serotonina se halla presente en el intestino. Se calcula que el 90% se produce en la mucosa intestinal.

8 alimentos para cuidar tu microbiota

A través de la alimentación podemos cuidar los microorganismos o microbiota que estimulan la producción de serotonina. Por ello, cuidar nuestra salud intestinal significa cuidar nuestra salud intestinal.

1. Cacao puro

El cacao puro en polvo contiene triptófano y sobre todo polifenoles que estimulan el crecimiento de las poblaciones de bacterias beneficiosas de las familias de los bífidos y los lactobacilos. Por otra parte, los polifenoles reducen el colesterol "malo" y protegen la salud cardiovascular.

2. Semillas de chía

Son extraordinariamente ricas en fibra, proteínas, potasio, calcio, hierro, manganeso, vitaminas B y ácidos grasos omega-3. Una cucharada en el desayuno o en un smoothie es una forma estupenda de tomar más fibra a diario.



Semillas de chía, las reinas del omega-3

3. Aguacate

Es uno de los alimentos más completos. Contiene los ocho aminoácidos esenciales que el cuerpo no es capaz de producir por sí solo y aporta vitamina E junto con grasas saludables, monoinsaturadas y omega-3 antiinflamatorias.

4. Shiitake

Su historia como medicina se remonta a más de 3.000 años atrás. Contiene triptófano, selenio, cobre, zinc, vitamina D2, fibra, folatos y otras vitaminas del grupo B que participan en la producción de serotonina y en el funcionamiento del sistema nervioso.



Como cocinar las setas para sacarles el máximo partido

5. Kéfir

Los alimentos fermentados son alimentos vivos que contribuyen a disfrutar de una microbiota intestinal sana. Entre ellos se encuentra el kéfir, una bebida tradicional del Cáucaso, que se puede preparar con agua, y aporta una gran diversidad de microorganismos que favorecen la regeneración de la flora intestinal.

6. Pickles

Son encurtidos, es decir, verduras maceradas con sal y fermentadas. Aportan microorganismos valiosos como los Lactobacillus plantarum y otros, junto con vitaminas, minerales y enzimas. Resultan digestivos y estimulantes para el hígado, al mejorar la secreción de bilis y el metabolismo de las grasas.



"La conexión intestino-cerebro es poderosa"

7. Kimchi

Es el alimento más consumido en Corea, una preparación fermentada a base de col china, ajo, cebolla y otras verduras con chile. Presenta 27 microorganismos distintos.

8. Kombucha

Esta bebida, también fermentada, se prepara con té negro y azúcar. Su sabor recuerda a la sidra, un poco avinagrada. Gluconacetobacter xylinus es su microorganismo más característico.

25 ago. 2017

Encefalopatía hepática

MedlinePlus Información de salud para usted


La pérdida de la función cerebral ocurre cuando el hígado ya no es capaz de eliminar las toxinas de la sangre. Esto se conoce como encefalopatía hepática. El problema puede presentarse repentinamente o desarrollarse lentamente con el tiempo.

Causas

Un trabajo importante del hígado es transformar en el cuerpo sustancias tóxicas en inofensivas. Estas sustancias pueden ser producidas por el cuerpo, como el amoníaco. O puede haber sustancias que usted consume, como las medicinas. Cuando el hígado sufre daño, estos "tóxicos" se pueden acumular en el torrente sanguíneo y afectar la función del sistema nervioso. Esto puede traer como consecuencia una encefalopatía hepática.
Este problema puede presentarse de manera súbita y puede enfermarse muy rápido. Las causas incluyen:
  • Infección por hepatitis B (no es común que suceda por esta causa)
  • Bloqueo en la irrigación sanguínea al hígado
  • Intoxicación por diferentes toxinas o medicinas 
Con mayor frecuencia, el problema aparece en personas con daño hepático crónico. La cirrosis es el resultado final del daño hepático crónico. Las causas comunes de daño hepático crónico en los Estados Unidos son:
  • Infección por hepatitis B crónica o hepatitis C
  • Abuso en el consumo del alcohol
  • Hepatitis autoinmune
  • Trastornos en los conductos biliares
  • Algunas medicinas
  • Enfermedad de hígado graso no alcohólica (NAFLD, por sus siglas en inglés) y esteatohepatitis no alcohólica (NASH, por sus siglas en inglés)
Una vez que una persona tiene daño hepático, los episodios de empeoramiento de la función cerebral pueden desencadenarse por: 
  • Niveles bajos de agua o líquidos en el cuerpo
  • Comer demasiada proteína 
  • Niveles bajos de potasio o sodio
  • Sangrado de los intestinos, estómago o esófago
  • Infecciones
  • Problemas renales
  • Niveles bajos de oxígeno en el cuerpo
  • Colocación o complicaciones de una derivación 
  • Cirugía 
  • Narcóticos para el dolor o sedantes
Los trastornos que pueden parecer similares a la encefalopatía hepática incluyen:
  • Intoxicación con alcohol
  • Abstinencia alcohólica complicada
  • Sangrado debajo del cráneo
  • Trastorno cerebral causado por la falta de vitamina B1
En algunos casos, la encefalopatía hepática es un problema a corto plazo que se puede corregir. También puede presentarse como un problema crónico a raíz de una enfermedad hepática que empeora con el tiempo.

Síntomas

Los síntomas pueden empezar lentamente y empeorar de manera gradual. También pueden comenzar de forma repentina y ser graves desde el principio.
Los síntomas iniciales pueden ser leves e incluir:
  • Aliento con olor rancio o dulce
  • Cambio en los patrones de sueño
  • Cambios en el pensamiento
  • Confusión leve
  • Olvido
  • Confusión mental
  • Cambios de personalidad o estado anímico
  • Mala concentración
  • Deficiente capacidad de discernimiento
  • Empeoramiento de la escritura a mano o pérdida de otros movimientos pequeños de la mano
Los síntomas más graves pueden incluir:
  • Movimientos anormales o temblor de manos o brazos
  • Agitación, excitación o convulsiones (ocurren en muy pocas ocasiones)
  • Desorientación
  • Somnolencia o confusión
  • Comportamiento impropio o cambios graves de personalidad
  • Mala pronunciación
  • Movimientos lentos o perezosos
Las personas con encefalopatía hepática pueden resultar inconscientes, no reaccionar y posiblemente entrar en un coma.
Estas personas a menudo no son capaces de cuidarse sin ayuda debido a estos síntomas.

Pruebas y exámenes

Los signos de cambios en el sistema nervioso pueden incluir:
  • Temblor de las manos ("meneo o sacudida") al tratar de sostener los brazos extendidos frente del cuerpo y levantar las manos.
  • Problemas con el pensamiento y con la realización de operaciones mentales.
  • Signos de enfermedad hepática como ojos y piel amarillos (ictericia), acumulación de líquido en el abdomen (ascitis).
  • Un olor rancio en el aliento y la orina.
Los exámenes pueden incluir:

Tratamiento

Si los cambios en la función cerebral son graves, puede ser necesaria una hospitalización.
  • El primer paso es identificar y tratar cualquier factor que pueda haber causado estos cambios. Hay que detener el sangrado gastrointestinal. Es necesario tratar las infecciones, la insuficiencia renal y los cambios en los niveles de sodio y potasio.
  • El soporte vital puede ser necesario para ayudar con la respiración o el flujo sanguíneo. El cerebro se puede hinchar. Esto puede ser mortal.
Se administran medicinas para ayudar a disminuir los niveles de amoníaco y mejorar la función cerebral. Puede ser necesario que tome estas medicinas todos los días
  • La lactulosa evita que las bacterias en los intestinos produzcan amoníaco. También causa diarrea y ayuda a eliminar la sangre de los intestinos.
  • La neomicina y la rifaximina también reducen la cantidad de amoníaco que se produce en los intestinos.
Si el problema es muy grave, es posible que necesite reducir la proteína en la dieta. Hable con un nutricionista sobre cómo cambiar su alimentación y evitar una nutrición deficiente. Las personas gravemente enfermas pueden necesitar alimentación por sonda o por vía intravenosa.
Ciertas medicinas que debe evitar
  • Cualquier sedante, tranquilizante, y cualquier otro tipo de medicinas que sean metabolizados por el hígado.
  • Las medicinas que contienen amoníaco (incluso ciertos antiácidos)
Su proveedor de atención médica puede sugerir otras medicinas y tratamientos. Estos pueden tener resultados variables.

Expectativas (pronóstico)

La encefalopatía hepática aguda puede ser curable. Las formas crónicas de la enfermedad a menudo siguen empeorando o  reapareciendo.
Ambas formas de la enfermedad pueden ocasionar un coma irreversible y la muerte. La mayoría de las personas que entran en coma morirán. Las posibilidades de mejorar varían de una persona a otra.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si usted o las personas a su alrededor notan cualquier problema con su estado mental o el funcionamiento del sistema nervioso. Esto es muy importante para las personas que ya tienen un daño hepático. La encefalopatía hepática puede empeorar rápidamente y convertirse en una enfermedad urgente.

Prevención

El tratamiento de los problemas hepáticos puede prevenir la encefalopatía hepática. Evitar el consumo excesivo de alcohol y el uso de drogas intravenosas puede prevenir muchos trastornos hepáticos.

Nombres alternativos

Coma hepático; Encefalopatía - hepática
https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000302.htm

¡Ataque terrorista! - Barcelona y Cambrils 17-A // Tribute (Music Video) 2017 Attempt #PrayforBarcelona Imagine john


https://www.youtube.com/watch?v=2cHZ0TsFEZ0&feature=share

Son las 16.50 del jueves  17 de Agosto, en La Rambla, en pleno centro de Barcelona. La calle bulle, hace calor. 

Pero algo ha cambiado

Se oye gritar...

¡Ataque terrorista!


15 muertos y más de 120 heridos
Resultado de imagen de atentado terrorista en barcelona



Resultado de imagen de no tinc por





Resultado de imagen de ataque terrorista barcelona

19 ago. 2017

Cómo proteger el hígado del daño causado por el alcohol

sc


hi















El hígado es uno de los órganos más importante del cuerpo con cientos de funciones vitales. Por esto debemos buscar formas para protegerlo, especialmente hoy en día que estamos expuestos a demasiadas toxinas y otras […]

Artículo completo: http://www.saludcasera.com/aceite-de-coco/como-proteger-higado-grasa-saturada/


Hallan un regulador clave en enfermedades autoimunes

JANO.es
MEDICINA Y HUMANIDADES




Investigadores de la Universidad de Friburgo y del CNIC descubren que la caveolina-1 podría prevenir la autoinmunidad debida a la insuficente activación de los linfocitos B.

  • El modelo es idóneo para el estudio de la autoinmunidad causada por la incompleta activación de los linfocitos B (en azul en la imagen de microscopía confocal). / KATHRIN KLÄSENER




















Tradicionalmente, la autoinmunidad se ha asociado con una hiperactividad del sistema inmunitario, y en consecuencia, su tratamiento se ha basado mayoritariamente en la inhibición farmacológica de sus células. Pero las observaciones clínicas más recientes sugieren que, por el contrario, en algunas ocasiones la autoinmunidad puede estar causada por una activación insuficiente de las células del sistema inmunitario.
En estos casos, la estrategia de inhibición farmacológica puede ser contraproducente, y lo más adecuado sería aplicar estrategias de activación o sustitución. Inspirados en este nuevo concepto, investigadores de la Universidad de Friburgo, Alemania, y del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III han identificado una proteína, caveolina-1, que opera como regulador clave en un modelo único de autoinmunidad.
Los linfocitos B son células del sistema inmune que reconocen a los patógenos gracias a su receptor de membrana: el BCR (del inglés, B cell Receptor). El BCR actúa como una antena que reconoce patógenos, virus y bacterias, transmitiendo esas señales al interior del linfocito B, logrando así su activación. Estas señales activan la producción de anticuerpos y señales químicas que neutralizan la amenaza.
Investigaciones de referencia de la Universidad de Friburgo y del Cancer Research Institute en Londres habían demostrado previamente que el BCR no está distribuido homogéneamente en la membrana celular sino que, por el contrario, estos receptores se agrupan en estructuras conocidas como islas proteicas (“protein islands”). Cuando los linfocitos B reconocen una amenaza, las propiedades de estas islas proteicas cambian, pero hasta ahora se desconocía si estos cambios eran necesarios para el funcionamiento de los linfocitos B. El estudio, publicado Nature Immunology, demuestra que la proteína caveolina-1 es la responsable de la organización de estos receptores en la membrana de los linfocitos B.
A partir de modelos experimentales, los autores revelan que en ausencia de caveolina-1, los BCR están desorganizados y, lo más importante, no reconocen eficientemente las amenazas, activando las células B de forma deficiente y por tanto generando respuestas inmunes insuficientes. Estos resultados demuestran por primera vez que la organización de los receptores en la membrana de los linfocitos B garantiza la correcta activación de estas células.
Los investigadores han visto, paradójicamente, que los linfocitos B que carecían de caveolina-1 causaban en modelos animales manifestaciones clínicas similares a las descritas en pacientes con enfermedades autoinmunes, lo que ha posibilitado descubrir un modelo idóneo para el estudio de autoinmunidad causada por la incompleta activación de los linfocitos B. Estas células se generan a lo largo de nuestra vida en la médula ósea y allí son 'educadas' para no reconocer y atacar nuestro propio organismo. De esta manera, los linfocitos B se vuelven “tolerantes” con el propio organismo.
Este estudio demuestra que este proceso educativo, o de establecimiento de tolerancia, depende de las señales transmitidas a través del BCR, y estas a su vez, dependen de que caveolina-1 organice correctamente estos receptores en la membrana de los linfocitos B.

http://www.jano.es/noticia-hallan-un-regulador-clave-enfermedades-28131