INFORMACIÓN IMPORTANTE

La información médica en este sitio está proporcionada como recurso informativo solamente y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento.

Esta información no debe utilizarse como material educativo para el paciente, no establece relación de paciente a médico, y no debe usarse como substituto para diagnóstico y tratamiento profesional.

La consulta de este blog nunca puede sustituir a una consulta médica


Este blog está dedicado principalmente a la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple, enfermedades autoinmunes, reumáticas, dolor crónico y otras. También información sobre medicinas integrativas y alimentación saludable. "Siempre a nivel informativo".

25 mar. 2017

DESINTOXICACIÓN (PARTE 4): PIEL



Introducción

Se ha observado que las toxinas y sus metabolitos se depositan en el tejido adiposo, la grasa subcutánea y la piel en proporción a la cantidad y el tiempo de exposición.

Mediante la excreción a través del sudor podemos eliminar toxinas liposolubles como el DDT y los metales pesados como el plomo.



Ejercicio

Se ha demostrado que el ejercicio ayuda a mejorar el flujo sanguíneo del tejido adiposo y aumenta la liberación de las toxinas almacenadas. El ejercicio también impulsa la actividad de las enzimas antioxidantes y de la fase II.

Asimismo, el ejercicio cardiovascular fomenta la desintoxicación a través de la sudoración.
El estilo de yoga denominado Bikram Yoga, Hot Yoga o Yoga caliente (realizado en una sala a 40-42ºC), es particularmente beneficioso para la desintoxicación, pero cualquier tipo de actividad física será un buen apoyo para la desintoxicación.

Se puede comenzar con la práctica de ejercicio de forma suave pero regular, como caminar o andar en bicicleta durante 30-60 minutos o más al día.

Sauna

Inicialmente se propuso que la utilización de la sauna favorece la excreción de toxinas a través de la sudoración. Sin embargo, recientemente, se ha demostrado que el efecto beneficioso de la sauna se asocia más a un proceso de movilización de las toxinas desde los tejidos adiposos al torrente sanguíneo, y la posterior eliminación a través del hígado en las dos fases de desintoxicación.

Así pues, la terapia con sauna se debe realizar en combinación con un programa de mejora la de desintoxicación del hígado. La terapia con sauna también ayuda a la desintoxicación por reducción del estrés oxidativo. De hecho, la terapia termal mejora las funciones antioxidantes, como la actividad de las enzimas superóxido dismutasa (SOD) y catalasa, que inhiben la peroxidación lipídica.

Esta terapia es segura, pero se deben tener ciertas precauciones. Las sesiones de sauna aumentan las concentraciones plasmáticas del ácido úrico y las oxipurinas (hipoxantina y xantina), probablemente debido a la reducción de la excreción renal. Además, muchos oligoelementos se pierden por la sudoración y deben ser reemplazados.

  
Precaución

También hay que tener cuidado si se utiliza la sauna en pacientes con angina de pecho inestable, infarto de miocardio reciente o estenosis aórtica grave. Se deberá extremar la precaución en personas que se han sometido a cirugía reciente, que tienen enfermedades cardiovasculares inestables, como infarto de miocardio reciente o un accidente cerebrovascular, o que tienen esclerosis múltiple, infecciones pulmonares agudas o complicaciones del embarazo. Además, el consumo de alcohol está contraindicado cuando se practique la terapia con sauna.

Por otro lado, se ha observado que la terapia con sauna mejora problemas de la función endotelial vascular en pacientes con factores de riesgo coronario. Los expertos opinan que una exposición de 5 a 15 minutos al día de sauna es segura y eficaz favoreciendo la desintoxicación.

Plantas diaforéticas

Las plantas diaforéticas son aquellas que benefician la sudoración. Ayudan a la eliminación de toxinas a través de la piel, aumentando la circulación. Son también muy eficaces en la reducción de las fiebres superficiales.

Algunas plantas con dicha propiedad diaforética son: bardana (Arctium lappa), equinácea (Echinacea angustifolia), jengibre (Zingiber officinale), sauce (Salix fragalis) y saúco (Sambucus nigra).

Terapias manuales

Aunque no actúan específicamente sobre la desintoxicación cutánea, no podemos dejar de mencionar los beneficios de las terapias manuales, que pueden ser muy útiles en la movilización y la eliminación de las toxinas del cuerpo.

Junto con el ejercicio y la terapia de sauna, el masaje puede mejorar en gran medida la capacidad de los sistemas linfático, cardiopulmonar, hepático, renal e intestinal para movilizar y eliminar las toxinas.


Crisis curativa de desintoxicación

Llegados a este punto, es necesario explicar que durante el proceso de desintoxicación puede suceder la llamada crisis depurativa o de desintoxicación.

Según el criterio naturista, las crisis depurativas son lo que en la medicina alopática en muchas ocasiones se consideran enfermedades agudas, que generalmente son autolimitadas y de corta duración, que no son más que diferentes formas de eliminación, constituyendo parte del proceso de desintoxicación.

Síntomas

Entre las “enfermedades”, signos y síntomas que nos podemos encontrar están el dolor de cabeza, la fiebre, los eccemas cutáneos, la mucosidad, la falta de apetito, las náuseas, la lengua saburral, el mal aliento, las heces con mal color y hediondas, una mayor sudoración y con olor desagradable, las anginas, los catarros, la bronquitis aguda, la tos, los vómitos, la diarrea, las “infecciones” urinarias, la menstruación abundante (puntualmente), la orina abundante y con fuerte olor, etc.

En dichas crisis puede haber, por ejemplo, una eliminación mediante las mucosas del:

1. Aparato respiratorio: en forma de catarro, tos, gripe o bronquitis con eliminación de mucosidades y, en ocasiones, fiebre.

2. Aparato digestivo: vómitos y diarrea, con pérdida de apetito (el propio cuerpo nos indica la conveniencia de ayunar).

3. Aparato urogenital: “catarro” de vejiga, “infección” de orina, flujo vaginal en la mujer.

4. De la piel: como urticaria, granos, forúnculos, abscesos o aumento de la sudoración.

5. Conjuntiva del ojo:  apareciendo la conjuntivitis; y por el conducto auditivo, con la otitis.



Igualmente, hay una neutralización y eliminación de los tóxicos por el tejido linfático, que aumenta su trabajo y también el tamaño de sus elementos (anginas, vegetaciones, ganglios inflamados y apendicitis).

Estas crisis no son verdaderas “enfermedades”, sino diferentes formas de eliminación de las sustancias tóxicas que han sido almacenadas en el organismo. Si tratamos de eliminar los síntomas del catarro suprimiéndolos (fármacos antitusivos, antipiréticos...) evitamos la desintoxicación del organismo, pues la mayoría de sus síntomas (mocos, flemas, boca seca, orina oscura, sudor o fiebre) son diferentes formas de desintoxicación y eliminación.

Otros síntomas como el malestar general, la sensación de cabeza embotada, el aumento de la sensibilidad a los ruidos y las luces intensos, y los dolores de cabeza, nos avisan de la necesidad de descanso físico y psíquico.

Factores a tener en cuenta

La duración, frecuencia y severidad de estos síntomas varía según el tipo de toxico/s, la cantidad acumulada, así como los órganos o tejidos afectados y la energía vital de la persona, entre otros factores de salud.

Estas manifestaciones generalmente no se consideran complicaciones. Ahora bien, puede darse el caso de que una crisis de desintoxicación origine un estado delicado o comprometido para la vida, dependiendo de la frecuencia, intensidad y tipo de síntoma. El profesional de la salud debe tener siempre en cuenta esta cuestión, dado que el adecuado diagnóstico del estado condicionará el tipo de tratamiento.

Evidentemente, el médico prescribirá fármacos para tratar la sintomatología:

a) Si considera que la integridad física o la vida están en peligro.
b) Frente a invasiones microbianas que le hagan presuponer que podrán tener una mala evolución. c) Ante dolores insoportables.
d) Cirugía.
e) En otras circunstancias, a criterio médico.

¿Cómo empezar?

En presencia de un organismo sobrecargado de toxinas, la pregunta resulta obvia: ¿por dónde empiezo? Las pautas se pueden resumir en dos principios básicos:

1) No “ensuciar” más.

2) Apoyar la “limpieza”.

  
Autor:

Mikel García Iturrioz

(Director Técnico del Herbolario Online Misohi Nutrición)
Teléfono: 943470345

 Misohi Nutrición


https://www.facebook.com/misohinutricion/

No hay comentarios: